GUZMÁN BLANCO: LA ILUSIÓN DE ANDAR SOBRE RIELES



El 25 de julio de 1883, en olor de modernidad, fue inaugurado el ferrocarril Caracas-La Guaira. Su concreción venció no sólo las dificultades del accidentado terreno sino, además, los aprietos económicos de debió enfrentar un proyecto de esa envergadura y los conflictos políticos que hicieron peligrar su realización. Esta obra, con sus 33 kilómetros de longitud y sus 15 puentes, se convertiría en el emblema de la vocación modernizadora del llamado “Gran Civilizador”.

 

Dossier edición 3

GUZMÁN BLANCO: LA ILUSIÓN DE ANDAR SOBRE RIELES
El 25 de julio de 1883, en olor de modernidad, fue inaugurado el ferroc...
EL SALÓN ELÍPTICO DE CARACAS. APOTEOSIS Y AUGE DE LA CIUDAD GUZMANCISTA
“Espejear”. Bien sirve este verbo para aludir al conjunto de obras ...